ARQUITECTO vs. ARTISTA

escultor

Manel Quiñones

Vemos un escenario, dónde sólo las mejores estrellas pueden lucirse. Estrellas que han llegado a lo más alto por varias razones, a veces ajenas a ellos mismos. Cuando una estrella hace una buena actuación, el público la aplaude, pero, ¿que pasa después?

Los críticos redactan sus artículos, que después la prensa publicará. Las revistas más
prestigiosas entrevistarán y publicarán la obra del artista. Los mayores galardones serán
otorgados, inflando cada vez más el ego del artista.
Cuando esto ocurre en la arquitectura, suceden cosas cómo lo ocurrido en la última década.
En éste momento las mayores ciudades del mundo se pelean para ver quién construye más
“edificios” bajo la firma de una arquitecto-artista estrella. Bajo mi punto de vista, estos
arquitectos son más artistas, que arquitectos, y no por eso los desmerezco. Creo que
edificios de este tipo han de existir y han existido siempre, sumando diversidad al escenario.
Estoy seguro que muchos consideran a éste colectivo, artistas.

Veamos que significa artista según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española:
1. adj. Se dice de quien estudiaba el curso de artes. Colegial artista.
2. com. Persona que ejercita alguna arte bella.
3. com. Persona dotada de la virtud y disposición necesarias para alguna de las bellas
artes.
4. com. Persona que actúa profesionalmente en un espectáculo teatral,
cinematográfico, circense, etc., interpretando ante el público.
5. com. artesano (‖ persona que ejerce un oficio).
6. com. Persona que hace algo con suma perfección.

Reflexión, en orden de la 1 a la 6:
1. Estudias arte, eres artista. En nuestro caso, estudiamos arquitectura.
2. Definición poco precisa, tendríamos que entrar en definir la belleza.
3. Cómo no, un artista tiene que tener virtudes y dotes necesarios para ser artista,
cómo en muchos de los oficios.
4. Ésta definición nos viene cómo anillo al dedo, interpretar ante un público. Al público
hay que sorprenderlo, cada vez pedirá algo nuevo. ¿Pero que sucede con la
arquitectura cuando el público no se sorprende? ¿Esto puede dar lugar a
verdaderos monstruos de la arquitectura, provocados por la fabricación en serie de
edificios poco pensados?
5. Realmente, éste es el artista, el artesano, el que proyecta, diseña y fabrica su obra,
ensuciándose las manos.
6. Alude más a un perfeccionista que a un artista. No creo que la perfección esté
vinculada al arte.

Parece fácil sacar a éste grupo del saco de arquitectos y ponerlo en el de los artistas.
Posiblemente, los artistas no estén muy de acuerdo. Un artista o artesano, realiza sus obras
de principio a fin, teniendo en cuenta todo lo que esto conlleva. No sólo tendrá que pensar
en lo formal, sino que también habrá que pensar cómo se construye y de que modo trabaja
cada material.

En el caso de los arquitectos llamados stars, esto no sucede de éste modo en la mayoría de los casos. El método de trabajo es, en mi opinión, algo formal, y posteriormente, el constructor o desarrollador, será el encargado de diseñar las soluciones constructivas adecuadas, su correspondiente cálculo de estructuras, etcétera. Así que ahora tenemos un dilema, porque tampoco podemos asociar a éstos arquitectos estrella con los artistas. ¿A que colectivo pertenecen? ¿Han creado su propio colectivo o manera de hacer? Muchas preguntas y pocas respuestas.

Del pasado en las universidades no puedo hablar, pero sí puedo hablar del presente. Actualmente, y más en la época concreta que nos ha tocado vivir, los cimientos del conocimiento arquitectónico, no están formando arquitectos con vocación de estrella. Nos hablan de la forma, pero con un conocimiento previo del entorno, y de cómo éste análisis puede responder a lo formal. Pero sin dejar de mirar cómo se construye la arquitectura, que es la herramienta que tenemos para hacer realidad nuestros proyectos.

ENTORNO       FORMA       CONSTRUCCIÓN
   Pasado         Presente               Futuro

Para concluir, podemos poner en duda la continuidad de ésta manera de hacer.

Esta arquitectura y todo lo que ha arrastrado no desaparecerá de la noche a mañana, aunque los acontecimientos han ayudado a frenarla considerablemente. Lamentablemente no han sido los críticos, ni los galardones, ni el público objetivo, los motivos por los que se ha puesto en duda la arquitectura-artística de los arquitectos estrella. Han sido motivos puramente económicos, una crisis mundial que frenó en seco muchos proyectos en plena construcción, proyectos en fase de anteproyecto y proyectos a punto de empezar.

Ahora nos toca a nosotros, los jóvenes arquitectos, cambiar el rumbo, hacia una arquitectura más vinculada con los problemas sociales y económicos que estamos viviendo, y que muchas veces no será construir edificios.

Tenemos unos cimientos muy claros, pero hay que desarrollar nuevas ideas y innovar hacia una manera de hacer nueva. Personalmente, creo que hay muchos que nos pueden ayudar en la búsqueda, como diseñadores, artesanos e ingenieros. Tenemos que dejar de lado la idea del arquitecto estrella y empezar a pensar en conjunto, en cooperación entre las diferentes disciplinas, en trabajar en equipo para hallar soluciones más elaboradas, y no pensar en la firma de un solo personaje y mucho menos vincularlo a una marca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: