DEL ÍCONO A LA PERFORMANCE

andrés-Jaque-MoMA

Jordi Barri

El discurso al que se encamina la arquitectura tanto desde los arquitectos mismos como sus críticos es el intentar a toda costa eludir, escapar del  modus operandi de los arquitectos estrella que les precedieron. Una arquitectura del espectáculo que priorizaba el efecto inmediato sobre los ciudadanos , donde el arquitecto era tratado como un divo. Pero, ahondando en el discurso actual , y en las maneras de hacer de los arquitectos, vemos que no están tan lejos de los comportamientos de sus predecesores, sino que simplemente como cita Massad: ‘ hemos pasado de la arquitectura del espectáculo , al arte u elemento de museo disfrazado de aura social ‘ .

El Arquitecto que nos atañe es Andrés Jaque y su Oficina de Innovación Política. El nombre del despacho de Jaque ya es en si toda una declaración presuntuosa digna de reflexión. Conocemos nombres de despachos de Arquitectos como OMA ( Office of Metropolitan Architecture ) de Rem Koolhaas, o OAB ( Office of Architecture of Barcelona ) de Carles Ferrater.  OIP ( Oficina de Innovacion Política ) ya es en sí un intento de crítica a estas mismas oficinas pero con el añadido de Innovación Política, en ningún caso se menciona la palabra Arquitectura puesto que hoy en día parece mas transgresor eludir la palabra Arquitectura, asociada a construcción, cuando lo que se pretende es vender una “innovación política”.

Pero cabe decir que segun Massad, ” la transgresión no es más que una válvula de salvaguarda de los sistemas represivos “. En este caso , el sistema represivo es el consumista y por lo tanto las obras de Jaque , tachadas por la crítica como transgresoras, no son más que una válvula de escape  del mismo sistema que pretende atacar.

Así pues, con este nombre de oficina  , se nos presenta a Jarque como un desobediente, como cita el artículo del periódico El País.

Andrés Jaque es un arquitecto desobediente y políticamente incorrecto; un artista y activista social que le gusta provocar y protestar con sus instalaciones y proyectos arquitectónicos.

Presentado así por los medios, no vemos ninguna crítica a la ulitlización de la provocación artística como plataforma de marketing de la figura del arquitecto a la semejanza de las figuras del star system pero disfrazado de discurso anti-sistema y políticamente correcto. Como vemos, mismo modus operandi. Misma finalidad. Notoriedad.

Si bien es cierto que la Arquitectura debe ser un agente de cambio social , el mensaje que se transmite desde la crítica de estas obras de Jaque  dista mucho de la consideración de estas como acciones políticas transformadoras. Hay una distorsión intencionada de los críticos y media a la hora de valorar acciones que pretenden elevar a paradigma los valores de la cotidianidad ,de lo infraordinario  ´el valor de lo infraordinario ‘ de Domus , así lo ejemplifica,  cuando este compromiso político que se pretende es puramente una banalización , un cambio de forma.

En Mies domesticado, se nos presenta Jaque reivindicando para sí no sólo el Pabellón, sino el valor cultural de la blasfemia, sabiendo que blasfemia es una irreverencia hacia lo venerado por una religión , en este caso , la religión arquitectónica personificada en la figura de Mies van der Rohe. No discutiremos si la exposición es o no irreverente con respecto a Mies o consigo misma , pero sí el hecho de que se nos quiera presentar y entronizar el valor de lo mundano, como si fuera parte intrínseca de la tendencia actual . Estas críticas arquitectónicas tienen una intencionalidad ideológica clara , y es precisamente el eludir los valores anteriores, supuestamente mas frívolos y presentarnos a personajes transgresores como paradigma de los nuevos arquitectos con responsabilidad  y sensibilidad social puesto que exponen la cotidianidad en sus obras demostrando mayor comprensión y responsabilidad con la situación actual.

Esta intención y desviación  ideológica podemos verla plasmada en una de las últimas frases del escrito acerca de la exposición en el pabellón de Mies que dice : “si algo hace Phantom al detallar sus matices -del tono de los vidrios al terciopelo de las cortinas, de los tornillos que fijan el revestimiento de los pilares a los restos corroídos de dos pilares originales- es, al fin, valorar ésta en sí misma y explicar que la verdad de las cosas quizá sea algo más que su mera cronología.

Me suscita cierta curiosidad  la frase “la verdad de las cosas quizá sea algo más que su mera cronología“,  puesto que en esta afirmación subyace el hecho que se nos presente a Jaque como un revelador de la verdad, pero por el contrario no ahonda en qué supuesta verdad se nos presenta, ¿que verdad se nos está intentando vender ?.

Indagando al respecto de la obra Phantom  hemos podido comprobar hasta que punto se nos distorsiona estas manifestaciones artísticas. La cabecera de la información de TV3 1 nos presenta así la exposición : “A la instal.lació ” Phantom,Mies as Rendered “, Andrés Jaque ret homenatge a Mies Van der Rohe , un dels arquitectes del segle XX. Hi acull objectes , elements i materials que han contribuït a reconèixer el valor històric d´aquesta figura de l´arquitectura , la més important del Moviment modern “.

Realmente es necesario siempre cuestionarse el orígen de las fuentes, del crítico , para poder entender realmente la intencionalidad de su discurso. Hemos de aprender a ser críticos con el crítico y no aceptar su exposición como dogma de fe y más si ésta no deriva de una base argumental sólida que podamos contrastar.

1  http://www.tv3.cat/videos/4414551/Phantom-Mies-as-Rendered

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: