ARQUITECTURA Y HASHTAGS

424411_367796443260122_53359721_n

Martín Cota

Los medios sociales (social media) son una serie de plataformas o apps basadas en el uso del internet que ayudan a compartir, de manera fácil y rápida, cualquier tipo de información digital creada por el usuario. ¿Cómo estas aplicaciones para nuestros diferentes gadgets, como un iPhone o una computadora, llegaron a ser un factor tan crucial en, básicamente, todos los aspectos de nuestras vidas? Tampoco la arquitectura se escapa de este fenómeno que parece seguir creciendo con el paso del tiempo.

Muchos de los arquitectos que parecen ser los más famosos hoy en día, lo son por todas sus apariciones en revistas tanto de arquitectura como de otros temas o hasta en la televisión en comerciales, en medio de programas tan comunes y corrientes como los del espacio del domingo a las 8:00 pm. ¿Qué tan lejos estamos de que estos arquitectos tengan sus propios reality shows? Espero que realmente lo aún estemos. La globalización sin control. Nos olvidamos hasta de a qué nos dedicamos, hasta de qué es lo que realmente nos interesa. ¿Arquitectura+Big Brother? No suena tan distante.

Este caos publicitario, esta autopromoción, estaría ligado a lo fácil que tenemos la información hoy en día. Con un solo video en YouTube es posible alcanzar la fama en un día, si tienes la suerte que alguien grabe un momento que a alguien más le parezca que vale la pena compartir (téngase en cuenta que un video de un perro siguiendo su cola tiene miles de visitas). Compartir es un concepto clave en los social media, y es así como funciona una de las más activas plataformas del internet: twitter. Este app se basa en escribir textos de 140 caracteres, con la posibilidad de adjuntar una fotografía. Estos tweets aparecen en la página principal de tus followers quiénes pueden a su vez compartirlo con los suyos, y en esa progresiva redifusión van incrementando su popularidad. No es preciso escribir nada muy desarrollado, ni muy interesante en sí. Conseguir algo lo suficientemente ingenioso como para que alguien se ría, o llame la atención, basta para que se desate una serie de retweets y estés en el smartphone de todo el mundo.

Bjarke Ingels es, en mi opinión, un arquitecto twitter. Tiene muchas ideas que parecen quedarse meramente en eso: en un tweet que ni si quiera debe estar bien terminado, que con sólo llamar la atención de unos cuantos en cualquier conferencia  consigue tener más followers. Basado en la fama internacional del arquitecto, pareciera que su repertorio de obras equivale al tamaño del de García Márquez, sin embargo, al visitar su página web, nos damos cuenta que en ella sólo aparecen esas ideas que se han propagado por el mundo de la arquitectura. Aunque algunas pueden parecer interesantes, nos hay duda de que otras no lo son en absoluto. Sin embargo, pareciera que se definen bajo el mismo concepto con el que Charlie Brooker, productor, escritor y crítico de televisión,describe a twitter:

As a writer, I’m accustomed to performing my opinions in print. I write to entertain, hence I exaggerate. And that’s what everyone on Twitter is doing, to a degree, because the more entertaining your tweets, the more followers you gain, and watching your follower count rise is a irresistible addiction. Which means everyone is exaggerating for entertainment.[1]

Esto mismo es lo que parece motivar a Ingels en sus proyectos: una exageración de los mismos en cualquier sentido, relucientes, innovadores, sustentables, etc. Pero creo que es nuestra obligación poder discernir entre decenas o centenares de tweets a una obra y autor que realmente valgan la pena retwittear.

Twitter es un gran ejemplo de lo que Michel Maffesolli llama la «tribu urbana»[2], argumentando que el hombre esta declinando el individualismo dentro de las sociedades de masas para organizarse en grupos donde la gente comparta intereses. La mayoría de las plataformas en las redes sociales funcionan de esa manera. Se crean grupos que tienen similares gustos creando estos micro o macro grupos que se ligan entre sí. Su crecimiento es exponencial ya que cada vez somos más personas las que tenemos diferentes pantallas o monitores al alcance de un inmediato casi silencioso click. ¿Qué pasará con estos grupos donde todos tratan de exagerar cualquier cosa con tal de ser el trending topic más interesante?

Instagram is a fastbeautiful and fun way to share your life with friends and family[3]

En Instagram los usuarios pueden compartir las fotografías que toman en cualquier momento, pasarlas por unos básicos efectos predeterminados que modifican la saturación, el contraste, la exposición… entre otros factores de la imagen haciéndola parecer un poco más atractivas, buscando un toque más artístico. Las imágenes pasan a ser manipuladas y por medio de hashtags (otra herramienta disponible en Twitter) son categorizadas para poder ser buscadas bajo cierto rubro y ser vistas por más gente.

Uno de los arquitectos más activos que conozco en esta plataforma es Michel Rojkind. El arquitecto tiene una colección sin fin de fotografías, algunas de las cuales llegan a crear una confusión en su materialización. Es decir, realmente es difícil saber si es una fotografía es de algún proyecto de su despacho o simplemente es un objeto banal, con el que se ha tropezado por por la calle. La manipulación en sus renders circulando por las redes sociales (no exclusivamente en Instagram, cabe advertir) crean fotografías bastante atractivas visualmente, pero que no trascienden de ese carácter de imágenes en dos dimensiones, algo fácil incluso en este app gratuito. Una vez que se visitan sus obras, que se ven con el ojo natural, que se viven, carentes de ornamento digital, el objeto arquitectónico es completamente otro. Pasa de estar fuera de escala, fuera de dimensión quizás, de ser algún dibujo creado con el único fin de obtener algunos likes sirviéndose de luces y contrastes.


[1] Charlie BROOKER, «Charlie Brooker on Black Mirror, Twitter and the media», 2011. Disponible en <http://www.radiotimes.com/news/2011-12-04/charlie-brooker-on-black-mirror-twitter-and-the-media&gt; [Fecha de consulta: 9 de marzo de 2014]

[2] Maffesoli, Michel “The Time of the Tribes: The Decline of Individualism in Mass Society”, SAGE publications, 1996.

[3] Disponible en línea <http://instagram.com/> [Fecha de consulta: 10 de marzo de 2014]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: