PRÁCTICO: SIN COMPLICACIONES, QUE TOMA ACCIONES O DECISIONES SIN RODEOS.

 

big

Alejandro Chicote

Las cada vez más potentes maneras de representación de los proyectos a través de imágenes creadas por ordenador así como los nuevos medios de comunicación de masas que permiten llegar de manera sencilla a una gran cantidad de personas han puesto en el mapa a toda una serie de arquitectos que se mueven como pez en el agua en la sociedad de la información. Saben emplear las redes sociales para adquirir notoriedad con asombrosa facilidad y  sin una gran cantidad de proyectos construidos o publicados ya son muy reconocidos. La lectura que hacen de los cambios que sufre la sociedad es perfecta: saben cuál es el nuevo personaje que la gente busca idolatrar y se convierten en él. Si hasta hacia poco la figura altiva y divina de los arquitectos estrella era lo deseado, ahora la sociedad busca un personaje más cercano y simpático. Siguen el ejemplo de los grandes comunicadores de la época, como Steve Jobs, y lo aplican a su discurso literalmente.

El video de TED “Hedonistic Sustainability´´ (1) protagonizado por el arquitecto danés Bjarke Ingels, es un claro ejemplo de esta nueva especie de arquitecto-comunicador que aparece en el mundo de la arquitectura. Bjarke se presenta en camiseta, americana, tejanos y zapatillas, una imagen jovial y desenfadada que va con su discurso optimista y sencillo. El arquitecto demuestra unas capacidades comunicativas muy desarrolladas y una facilidad pasmosa para manejarse en un escenario, pareciera que se trata de un presentador de un programa de televisión en vez de un arquitecto. Presenta sus proyectos al público a través del uso de imágenes vistosas y videos entretenidos, a la vez que va introduciendo chascarrillos y enseña esquemas de una sencillez infantil para hacer dinámica y llevadera la presentación.

En un primer momento, parece hasta una postura adecuada con los tiempos que corren pero cuando se indaga un poco en ella se pueden observar ciertas similitudes con la tan criticada arquitectura espectáculo, como una falta de rigor conceptual y la superficialidad de los asuntos tratados. A través su imagen y su discurso para todos los públicos el arquitecto consigue enmascarar y vender una serie de ideas simples, de proyectos que parecen ser desarrollados sin hacerse preguntas, que crecen bajo unos cimientos más que débiles y unos conceptos efectistas, que se ocultan tras sus formas llamativas, posibles gracias a las nuevas herramientas informáticas.

Parece como si estuviéramos hablando otra vez del star-system que le precedió, la misma arrogancia y egolatría que le hace creer que todo vale, que no necesita de un trabajo exhaustivo de síntesis para hacer un buen proyecto porque él tiene el don de la arquitectura. Volvemos a las andadas, lo importante es la imagen del personaje y no la renovación arquitectónica. Vuelve a ser una arquitectura que se desentiende de la sociedad y se limita a aprovecharse las carencias de esta, de su falta de criterio, de su apetito por productos de consumo sencillos y fáciles de comprender y de su gusto por la inmediatez. Ahora ya ni se ocultan estos vicios, Michel Rojkind en su anuncio para una conocida marca de impresoras se jacta de que su proceso proyectual consiste en producir ideas rápidas en un corto espacio de tiempo. Esto demuestra que para muchos arquitectos el desarrollo de las ideas y conceptos sigue siendo secundario. Los resultados llamativos siguen primando por encima de lo demás.

A mi parecer estos personajes se convierten en la crítica más mordaz de la sociedad de la información: si ellos son capaces de triunfar, de llegar a lo más alto eso es que algo se está haciendo mal. Cuando una sociedad no es capaz de distinguir a los farsantes y deshacerse de ellos y en lugar de ello se dedica a aplaudir hipnotizados sus palabras, es que algo no funciona. Cuando se cae dos veces en la misma piedra, cualidad inherente a todo ser humano pero que no exime a este de intentar evitarlo, es que algo debe cambiar. El rol de los arquitectos se presenta importante para acometer estos cambios. Tal vez una arquitectura en consonancia con su contexto, con la realidad social y con las nuevas tecnologías, sea una buena base de cultivo para mejorar la sociedad actual.

https://www.youtube.com/watch?v=ogXT_CI7KRU

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: